Diccionario bíblico
Diccionario Bíblico
Significado bíblico, etimología y origen



Mano seca Significado Bíblico



En la Biblia, la expresión "mano seca" se menciona en varios pasajes con un significado simbólico y espiritual. Este término se utiliza para representar una condición de falta de bendiciones, provisión o poder divino. La mano seca, en su contexto bíblico, tiene una connotación negativa y es utilizada para describir situaciones de sequedad espiritual y desolación.

La etimología de la expresión "mano seca" se remonta al hebreo antiguo, donde la palabra utilizada es "yad yavesh". La palabra "yad" se traduce como "mano" y "yavesh" se traduce como "seca" o "desecada". Esta combinación de palabras se utiliza para describir una mano que ha perdido su vitalidad y su capacidad de actuar.

La primera vez que se menciona la expresión "mano seca" en la Biblia es en el libro de Éxodo, cuando Moisés realiza varios milagros ante el faraón de Egipto. Uno de estos milagros es la transformación del bastón de Moisés en una serpiente. Sin embargo, los magos egipcios también realizaron el mismo milagro, convirtiendo sus bastones en serpientes. En respuesta, Moisés extendió su mano y agarró la serpiente por la cola, y "la mano seca se convirtió en su mano" (Éxodo 4:4). Este milagro demostró el poder de Dios sobre los magos y su capacidad para realizar milagros que superaban los poderes humanos.

Otro pasaje bíblico donde se menciona la "mano seca" es en el libro de los Salmos. En el Salmo 137:5-6, el salmista habla de la sequedad espiritual y emocional que experimentaron los israelitas durante su cautiverio en Babilonia. El salmista dice: "Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, pierda mi diestra su destreza; mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare; si no enalteciere a Jerusalén como preferente asunto de mi alegría". Aquí, la "mano seca" representa la falta de poder y esperanza que los israelitas experimentaron durante su exilio.

En el Nuevo Testamento, Jesús también utiliza la metáfora de la "mano seca". En el Evangelio de Mateo, Jesús sana a un hombre que tenía la mano derecha paralizada durante el día de reposo. Después de que Jesús le ordena al hombre que extienda su mano, la mano seca es restaurada y el hombre es sanado (Mateo 12:10-13). Este milagro muestra el poder y la autoridad de Jesús para sanar y restaurar lo que estaba roto.

En resumen, la expresión "mano seca" en la Biblia tiene un significado simbólico y espiritual. Representa la falta de bendiciones, provisión o poder divino. La etimología de la expresión proviene del hebreo antiguo y se utiliza para describir una mano que ha perdido su vitalidad y su capacidad de actuar. A lo largo de la Biblia, la "mano seca" se menciona en diferentes contextos para ilustrar la sequedad espiritual, la desolación y la falta de poder. Sin embargo, también se presenta como una oportunidad para que Dios muestre su poder y restauración.

Última actualización: 03 julio, 2023


Versículos de Mano seca


Hemos encontrado los siguientes pasajes que hablan de mano seca:

Jueces 6:37 he aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra, entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano, como lo has dicho.

Isaías 11:15 Y secará Jehová la lengua del mar de Egipto; y levantará su mano con el poder de su espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él con sandalias.

Isaías 50:2 ¿Por qué cuando vine, no hallé a nadie, y cuando llamé, nadie respondió? ¿Acaso se ha acortado mi mano para no redimir? ¿No hay en mí poder para librar? He aquí que con mi reprensión hago secar el mar; convierto los ríos en desierto; sus peces se pudren por falta de agua, y mueren de sed.

Ezequiel 30:12 Y secaré los ríos, y entregaré la tierra en manos de malos, y por mano de extranjeros destruiré la tierra y cuanto en ella hay. Yo Jehová he hablado.

Mateo 12:9 El hombre de la mano seca(Mr. 3.1-6; Lc. 6.6-11) Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos.

Marcos 3:1 El hombre de la mano seca(Mt. 12.9-14; Lc. 6.6-11) Otra vez entró Jesús en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano.

Marcos 3:3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio.

Lucas 6:6 El hombre de la mano seca(Mt. 12.9-14; Mr. 3.1-6) Aconteció también en otro día de reposo, que él entró en la sinagoga y enseñaba; y estaba allí un hombre que tenía seca la mano derecha.

Lucas 6:8 Mas él conocía los pensamientos de ellos; y dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate, y ponte en medio. Y él, levantándose, se puso en pie.

Hechos 28:3 Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano.



Deja tu comentario


← Malos deseos
Miércoles de Ceniza →




Diccionariobiblico.org 2024 ©
Política de Privacidad | Contacto