Diccionario bíblico
Diccionario Bíblico
Significado bíblico, etimología y origen




Espíritu Significado Bíblico


Espíritu
Espíritu significado bíblico, Espíritu en la Biblia, significado de Espíritu.

La palabra espíritu es la traducción habitual de la palabra hebrea rûaḥ. El significado bíblico de rûah en el Antiguo Testamento es aliento o viento y, por extensión, significa aliento como representación de la vida y, de ahí, espíritu, mente y principio de vida.

Dios formó el cuerpo físico del hombre con el polvo de la tierra. Entonces Dios sopló en su nariz y el hombre se convirtió en un ser viviente. Esto, por supuesto, apunta al alma del hombre, que consiste en la mente, la emoción y la voluntad.

Nuestro espíritu fue creado por Dios para que podamos contactarlo; solo nuestro espíritu tiene la capacidad de ponerse en contacto con Dios. Podemos ver esto en numerosos versículos, incluido Juan 4:24: "Dios es Espíritu, y los que le adoran deben hacerlo en espíritu y con veracidad". Por lo tanto, el significado bíblico de espíritu es el elemento que le da al hombre la habilidad para tener una relación íntima con Dios.

El espíritu humano es una parte inseparable del ser humano. Según la Biblia, el espíritu es el aliento de Dios Todopoderoso que fue insuflado en el hombre al principio de la creación. El espíritu humano nos da conciencia de nosotros mismos y de cualidades "divinas", aunque limitadas. El espíritu humano incluye nuestras emociones, nuestros miedos y pasiones, nuestro intelecto y creatividad. Es este espíritu el que nos da una capacidad única de entendimiento y comprensión (Job 32:8, 18).

Así, se puede pensar, amar, sentir, crear, diseñar y disfrutar de la música, el humor y el arte. Y es a través del espíritu humano que tenemos un "libre albedrío" que ningún otro ser vivo en la tierra tiene. Es el espíritu inmaterial e invisible del hombre el que determina la existencia espiritual y emocional del hombre.

Diferencia entre Alma y Espíritu

La palabra alma es una traducción de la palabra hebrea neshamah, que procede del verbo nasham que significa "respirar" y tiene como raíz shem que significa "aliento". Neshamah es la fuente de vida que vitaliza a la humanidad (Job 33: 4).

El alma y el espíritu están conectados, pero son separables (Hebreos 4:12). El alma es la esencia de los seres humanos, quienes somos, también en la parte material. El espíritu se refiere a la parte inmaterial del hombre conectada con Dios.



Versículos de Espíritu


Hemos encontrado los siguientes pasajes que hablan de espíritu:

Génesis 25:8 Y exhaló el espíritu, y murió Abraham en buena vejez, anciano y lleno de años, y fue unido a su pueblo.

Éxodo 35:21 Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, con ofrenda a Jehová para la obra del tabernáculo de reunión y para toda su obra, y para las sagradas vestiduras.

Levítico 20:27 Y el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinación, ha de morir; serán apedreados; su sangre será sobre ellos.

Números 11:17 Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.

Números 11:26 Y habían quedado en el campamento dos varones, llamados el uno Eldad y el otro Medad, sobre los cuales también reposó el espíritu; estaban estos entre los inscritos, pero no habían venido al tabernáculo; y profetizaron en el campamento.



Deja tu comentario


Palabras relacionadas


Significado Bíblico de Necio
Necio
Significado Bíblico de Santo
Santo
Significado Bíblico de Baby shower
Baby shower

Palabras relacionadas


Significado Bíblico de Cobarde
Cobarde
Significado Bíblico de Regocijo
Regocijo
Significado Bíblico de Aventador
Aventador

← Esperanza
Estefanía →





Espíritu
Espíritu significado bíblico, Espíritu en la Biblia, significado de Espíritu.




Diccionariobiblico.org 2023 ©
Política de Privacidad | Contacto
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info